domingo, 4 de mayo de 2014

¿ESTÁ SOLTERA CON COMPROMISO INCONCLUSA?

A los que quieren saber…

El hecho de que mi poemario se titule Inconcluso.S, ha provocado que algunos me pregunten si estoy inconclusa. La verdad es que… Necesitaba llegar a la edad que tengo para estar en el mejor momento de mi vida. En estos últimos cinco años he vivido experiencias tan trascendentales que he aprendido (como diría Beauvoir) a ser mujer. Perder y ganar, al mismo tiempo, ha logrado que mi vida tenga un balance. Con lo ganado he comprendido lo perdido. ¡Y de qué manera!



Creo que por eso decidí publicar mi segundo libro. Desempolvé la gaveta donde guardaba los recuerdos más íntimos. Y encontré de todo. Algunos poemas fueron a parar al zafacón, pero otros sobrevivieron al escrutinio. Aunque hay poemas de tono triste, no significa que mi vida lo sea. Por el contrario, soy muy feliz. Sin embargo, he tenido que sufrir para evolucionar en la mujer que soy y para comprender que la felicidad es un estado mental y físico que solo se puede encontrar en una misma.

Tengo todo lo necesario, no todo lo que quiero. Paso mucho trabajo para lograr mis metas, pero me complace trabajar por ellas. Me enorgullece enseñarle a mi hija que tiene que valerse por sí misma para salir adelante. El otro día jugábamos a hacernos cuentos y ella empezó a contarme una historia que decía que estaba en peligro, pero que su "amado" la rescataría. Aproveché la ocasión para decirle que no se quedara esperando a que "él" ni nadie la salvara, porque ella era responsable de su propia vida.

"¿Tú no me salvarías"?, preguntó. Entonces le expliqué que como madre siempre velaré por ella, pero que eso no la exime de hacerse responsable de su ser. Parece fuerte, pero es la verdad. Espero vivir muchos años para protegerla,  no obstante, la vida me ha mostrado que es una línea finita y que ahora es el momento de amar y vivir.

El hecho de que sea feliz no significa que no extrañe a mis padres.
Van a hacer cinco años que los perdí y no pasa un día sin que los recuerde. A veces con una sonrisa, otras con una lágrima. Hay momentos en que veo cosas que Sofía Valentina hace y digo en voz alta: "Mami, cómo pudiste perderte esto". Otras veces el ingenio de mi hija me hace pensar que si Papi la hubiera conocido ella me hubiera destronado. Los extraño, es cierto, preferiría que estuvieran vivos, pero no están y he aprendido a ser feliz con esa ausencia.

Ausencia que se vuelve presencia cuando me escucho peleando con Sofía como Mami lo hacía conmigo, cuando la miro de perfil, cuando me pide que le rasque la espalda.   Ausencia que se vuelve presencia cada vez que mi hija porfía, hace actos de valentía y dice todo lo que piensa, como lo hacía mi padre.

De modo que, para los que me han preguntado, la verdad es que... Inconcluso.S es mi interpretación de la poesía, del arte, porque difícilmente nos convencemos de que hemos creado una obra perfecta. En cuanto a mí, estoy completa.

P. D.  ¿Qué recriminarte, septiembre?/Si lo que pierdo lo gano en un justo balance/que aún no comprendo.














sábado, 3 de mayo de 2014

Soltera con Compromiso




Uno de cada tres hogares en Puerto Rico está dirigido por una Soltera con Compromiso.